El coche eléctrico: clave en el Plan Nacional de Calidad del Aire - Emovili

El coche eléctrico: clave en el Plan Nacional de Calidad del Aire

El coche eléctrico: clave en el Plan Nacional de Calidad del Aire

Mejorar la calidad del aire se ha convertido en uno de los puntos más importantes que las grandes ciudades quieren conseguir. Ya sea a través de avances medioambientales o de restricciones de tráfico, lo cierto es que el aire que respiramos resulta prioritario a la hora de elaborar políticas.

Por este motivo, en España nace el Plan Nacional de Calidad del Aire 2017-2019 (Plan Aire) con dos ideas fundamentales. La primera de ellas pretende analizar y disminuir los agentes tóxicos y contaminantes que se encuentran en nuestra atmósfera. La segunda se enfoca más en contrarrestar los episodios de contaminación urbana y es aquí donde el coche en el eléctrico juega un papel muy importante, junto con la concienciación  de la ciudadanía.

El Plan Aire tiene un total de 52 medidas agrupadas en las que se incluye también la modificación de la Ley de Tráfico en los reglamentos que regulan la velocidad en vías urbanas e interurbanas, así como la educación vial o la conducción autónoma o la nueva movilidad en la ciudad, entre otros. También pretende realizar inversiones en materia de infraestructura vial para reducir el impacto del paso de carreteras por núcleos urbanos, así como incluir el Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta en que se quiere abordar una convivencia de todos los vehículos para una circulación segura.

Cómo afecta al coche eléctrico

Este plan incluye una serie de medidas precisas para atajar la problemática de las emisiones. Estas van desde la promoción y el fomento de la movilidad eléctrica, hasta la elaboración de protocolos cuando exista riesgo debido a la alta contaminación.

Las acciones más concretas son la implantación de puntos de recarga para vehículos eléctricos, informar al público general sobre la calidad del aire, con la idea de que esto pueda repercutir de una manera más indirecta en la toma de decisión de usuarios que estén dispuestos a adquirir un vehículo eléctrico, estimular el mercado de vehículos alternativos y eléctricos, muy de la mano con el punto anterior, con ayudas que permitan la renovación del vehículo, también el fomento de de los vehículos de energías alternativas y menos contaminantes en el Marco de Acción Nacional de Energías Alternativas. En él se incluyen casi 40 medidas para propiciar el cambio de transporte hacia métodos más medioambientales.

Un cambio necesario

La contaminación del aire y los problemas de salud pública asociados a esta son un problema que afecta a nivel global. Esto hace que el Plan Aire se observe la conducción eléctrica como una necesidad. Los coches eléctricos no contaminan, por lo que su uso hará que la atmósfera no esté más sucia y, más adelante, sea un factor decisivo para que esté más limpia. Supone, además, beneficios económicos para el país, que podrá reducir su gasto público en políticas anticontaminación.

Es necesaria una concienciación real del problema que existe. Es notable, y se puede observar con mucha claridad, en ciudades como Madrid y Barcelona, pioneras en los últimos años en tomar distintas medidas para reducir el exceso de contaminación como, por ejemplo, dando concesiones de alquiler de vehículos eléctricos de uso urbano.

Por lo tanto, este Plan Aire ofrece una gran oportunidad para todos aquellos que buscamos cuidar de nuestra salud y de nuestro planeta.