Coches eléctricos de segunda mano: una oportunidad en alza - Emovili

Coches eléctricos de segunda mano: una oportunidad en alza

Coches eléctricos de segunda mano: una oportunidad en alza

Comprar un coche de segunda mano siempre ha sido una de las opciones más viables para aquellas personas que no se pueden permitir o no quieren asumir el gasto de un coche recién salido el concesionario. En España, este mercado siempre ha estado en alza y su crecimiento ha aumentado en los últimos años.

Con la llegada de los vehículos eléctricos son muchas las personas que, queriendo acceder a este tipo de coches, no pueden hacerse cargo del coste económico que les puede suponer, por lo que fijan su atención en la posibilidad de acceder a ellos en el mercado de segunda mano.

El mercado de segunda mano

En nuestro país, este mercado ha comenzado a madurar recientemente, por lo que, aunque no en grandes cantidades, podemos encontrarnos ofertas atractivas de vehículos eléctricos de segunda mano.

En muchas ocasiones estos vehículos no son tanto de personas particulares, ya que la introducción de este tipo de coche es relativamente reciente, sino que se trata de vehículos provenientes de empresas renting o leasing, es decir, compañías que se dedican al alquiler de coches.

Este tipo de flotas resultan muy interesantes a aquellas personas que no buscan lo último que haya salido en el marcado, sino para quienes desean acceder a este tipo de vehículos desde unos precios más económicos.

Cuando la venta la hace un particular es bastante habitual que se trate de coches de no más de cinco o seis años y que, probablemente, se vendan porque el anterior propietario, al quedar satisfecho con este tipo de vehículos, decida lanzarse a la compra de uno de primera mano. Esto quiere decir que, por norma general, se trata de coches en buen estado y con mucha vida aún por delante.

Qué beneficios nos ofrece

Como hemos mencionado con anterioridad, uno de los beneficios de este tipo de compras es que se trata de vehículos en buen estado por precios bastante económicos en comparación a los nuevos.

Según algunos estudios, este tipo de vehículos pierden su valor económico con más rapidez que los coches tradicionales. En este aspecto es importante que sepamos que esta desvalorización no se debe a causas por problemas inherentes a los vehículos ni por su diseño, sino que está más relacionado con el hecho de que, aún hoy en día, los consumidores sean muy reacios a comprar estos vehículos en el mercado de segunda mano.

Esta negativa, o más bien resistencia, supone un gran beneficio para aquellos que sí estén dispuestos a realizar este tipo de compras ya que, de este modo, encontrará ofertas más interesantes.

Una de las preguntas frecuentes es si este tipo de vehículos, en cuestión de compra de segunda mano, es cuáles son los aspectos por valorar a la hora de realizar la compra o no. Uno de ellos es el coste de supone no solo el vehículo, sino el coste de una estación de recarga. Aunque de primeras pueda suponer una inversión, la buena noticia es que en cuestión de un año el ahorro en gasolina la compense. También es importante comprobar el estado de recarga del vehículo, así como saber si existen puntos de recarga en establecimientos cercanos a nuestro día a día.

En definitiva, podemos decir que el mercado del vehículo de segunda mano está creciendo y que, aunque aún no tenga muchos adeptos, se trata de un mercado que abre muchas posibilidades a aquellos que quieran contribuir de esta manera al cuidado del medioambiente sin suponga un exceso de presupuesto.

Sin comentarios

Escribir un comentario