En la actualidad una gran mayoría opinan que en términos de movilidad el futuro pasará por la adquisición de un vehículo eléctrico. Además, un alto porcentaje de la población estaría dispuesta a comprar un coche eléctrico pero no llegan a hacerlo debido al alto precio que tienen los modelos que existen ahora mismo en el mercado además de la todavía insuficiente infraestructura de recarga. Así que la pregunta es, ¿llegará el coche eléctrico a tener precios como los que tienen los coches tradicionales?

El alto precio de los coches eléctricos frena las ventas

Lo cierto es que aún estamos presenciando la implantación de los coches eléctricos en el mercado. Se trata de una etapa de transición en la que aún coexisten los modelos que utilizan combustible, híbridos y enchufables. Los compradores tienen en mente que en un futuro deberán comprar un coche eléctrico 100% si se quiere conseguir un modelo sostenible que garantice un medio ambiente que proporcione aire limpio. En ciudades como Madrid los días de alertas por contaminación los coches de combustión tienen prohibida la entrada a la ciudad, por lo que muchos usuarios se están planteando muy seriamente la compra de un coche eléctrico. Pero hay un factor que no canaliza los deseos de los compradores: el precio.

Pero, como ya hemos mencionado, se trata de un período de introducción de los vehículos eléctricos. Todavía no se han estabilizado ni la oferta ni la demanda, por lo que es imposible que cueste lo mismo un tipo de coche que lleva décadas consolidado en el mercado, que uno que acaba de llegar. Las marcas automovilísticas aún no se han decidido a fabricar coches eléctricos en la totalidad de su producción, pero es de esperar que cuando los coches de combustión vayan desapareciendo de las fábricas y haya en el mercado más modelos de coches eléctricos, estos acabarán sufriendo una reducción de su precio.

Será algo tan sencillo como la fórmula clásica: a mayor oferta, menor precio. Los consumidores deberán esperar, pero el momento llegará como ha pasado tantas veces a lo largo de la Historia con productos que eran considerados de lujo y ahora son consumidos de manera global por todo el mundo.

¿Llegará el coche eléctrico a costar como el tradicional?

Faltan puntos de recarga

Otro de los frenos para la compra de coches eléctricos es su autonomía limitada, inconveniente que se agrava por la falta de puntos públicos de recarga disponibles en nuestro país. Frente a los casi 16.000 puntos con los que cuenta Francia, en España sólo contamos con 519. De ahí la importancia de la instalación de puntos de recarga para movernos hacia la instauración de un modelo automovilístico basado completamente en la emisión cero.

En cuanto los conductores puedan desplazarse largas distancias y, cuando lo hagan, dispongan de puntos de recarga rápida con lo que realizar un ciclo de carga de su coche mientras se toman un café, los inconvenientes a la compra de los vehículos eléctricos se reducirán drásticamente.  Además, ha quedado demostrado que aunque su precio sea más alto, el coche eléctrico ve amortizada su compra a los cinco años debido a la diferencia de precio entre los distintos tipos de combustible y la electricidad.

En emovili apostamos por la eficiencia medioambiental y el bajo consumo de este tipo de vehículos frente a los coches convencionales, y estamos especializados en asesoría, instalación y mantenimiento de puntos de recarga tanto públicos y privados. Así que, ya seas una empresa o un particular, si quieres apostar por el futuro ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos sobre todas las ventajas de instalar un punto de recarga.

Recommended Posts