Vía El periódico de la energía

El mercado de carga de vehículos eléctricos (EV) se está desarrollando a un ritmo rápido como resultado del apoyo de los gobiernos para la electrificación del transporte, la innovación tecnológica y la demanda de los consumidores, según un reciente informe de Wood Mackenzie sobre el despliegue global de la carga residencial y pública de vehículos eléctricos para la presente década, que pronostica que los principales mercados de vehículos eléctricos instalarán un total de 30 millones de cargadores en esta década.

Según Kelly McCoy, analista de Grid Edge en Wood Mackenzie, a medida que los vehículos eléctricos alcancen una cuota de mercado del 13,8% de las ventas de vehículos nuevos en todo el mundo para 2030, las regiones de China, América del Norte y Europa, en las que ha habido políticas de apoyo a la electrificación del transporte, verán crecer sus mercados de cargadores de vehículos eléctricos públicos y residenciales.

Desde un punto de partida, en 2019, de aproximadamente 1 millón de cargadores de EV en Europa y China, y 1,3 millones en América del Norte, las instalaciones de cargadores subirán en los próximos 10 años, a juicio de McCoy: “Para 2030, habrá 8,6 millones de puntos de carga de EV instalados en Europa, 9,8 millones en China y 10,8 millones en América del Norte, según nuestro último informe de carga EV residencial y público global”.

Según el informe, el despliegue de la infraestructura de carga pública en América del Norte está muy por detrás de Europa. Durante los próximos 10 años, la carga pública en la mayoría de las regiones pasará de un mercado basado en políticas a un mercado basado en la rentabilidad, a medida que mejore la conciencia del cliente, la cobertura del cargador y la tecnología. Europa alcanzará este umbral antes que América del Norte.

Sin embargo, según aventura McCoy, “América del Norte ganará terreno a Europa en la segunda mitad de la década de 2020, a medida que las políticas de electrificación estatales y potencialmente nacionales y los programas de infraestructura de vehículos eléctricos continúen combatiendo la ansiedad por el alcance. Estados Unidos alcanzará a Europa en el despliegue de cargadores públicos. China continuará liderando la infraestructura de carga pública a nivel mundial en 2030, como resultado de la construcción impulsada por el estado.

Como cuenta McCoy en un artículo en la web de Wood Mackenzie, “en EEUU y Europa, los mercados de cargadores públicos están impulsados ​​por programas de utilidad de apoyo y programas de incentivos gubernamentales, además de la innovación tecnológica y de modelos comerciales. Sin embargo, las divisiones de servicios energéticos de empresas de servicios públicos nacionales y regionales en Europa han sido más activas en la creación de negocios de movilidad electrónica y en el despliegue de infraestructura de carga que las compañías eléctricas más importantes de Estados Unidos”.

En los Estados Unidos, las compañías eléctricas que están tratando de involucrarse más en el crecimiento de la infraestructura de carga pública se ven limitadas por los obstáculos regulatorios que impiden o limitan la propiedad, la inversión y los servicios de vehículos eléctricos. En China, por el contrario, el fuerte apoyo del gobierno central es la fuerza impulsora detrás del despliegue de los cargadores públicos (así como la impracticabilidad de la carga doméstica).

Según McCoy, se espera que China no alcance su objetivo oficial de 3 millones cargadores de EV públicos para 2030. El informe de Wood Mackenzie espera que China instale solo 2,3 millones de cargadores públicos para 2030, pero con todo, esa cifra aún supera a todas las demás regiones en cerca de un millón de tomas de carga.

Cargadores residenciales

La carga residencial continuará siendo el método de carga preferido  en todas las regiones, y para 2030 los consumidores norteamericanos habrán instalado más de 2 millones de cargadores residenciales más que China y casi 3 millones más que Europa.

En América del Norte, los propietarios de EV han sido capaces de aprovechar las ventajas de los incentivos financieros y no financieros para la compra o instalación de cargadores residenciales, lo que contribuye al dominio de la carga residencial.

En comparación con EEUU, en Europa el porcentaje de población que vive en casas unifamiliares con estacionamiento dedicado en la calle o en el garaje es mucho menor. Y otro tanto ocurre en China, donde el cobro residencial es un desafío porque la mayoría de la población vive en ciudades densas, con grandes edificios de apartamentos y sistemas avanzados de transporte público, lo que lleva a instalar incluso menos enchufes de carga en el hogar.

Además, el COVID-19 está impactando negativamente en las ventas de EV. A nivel mundial, Wood Mackenzie espera que la crisis del coronavirus reduzca las ventas de EV en un 43% en 2020, lo que se traducirá en una reducción de la demanda anual de nuevos cargadores de EV residenciales. Las instalaciones volverán a aumentar en 2021 a medida que la economía se recupere y la demanda de vehículos eléctricos regrese.

McCoy espera que el mercado de cargadores públicos continúe según lo planeado en 2020, aunque se desacelerará en  los próximos años a medida que la industria reaccione a las condiciones del mercado. Pero, a medio plazo, es optimsta: “Estos desafíos a corto y medio plazo continuarán siendo atenuados por un importante apoyo político y planes de inversión en infraestructura de vehículos eléctricos que permitirán que el mercado de carga se recupere por completo para 2025”.

Entradas recomendadas