Frenada regenerativa de los coches eléctricos - Emovili

Frenada regenerativa de los coches eléctricos

Frenada regenerativa de los coches eléctricos

La frenada regenerativa es un sistema de frenada que no solo ofrecen los coches eléctricos. Este sistema también se emplea en los coches híbridos, en bicicletas, monopatines o scooters eléctricas con el fin de aumentar su autonomía.

Los coches de combustión (diésel y gasolina) ofrecen otro tipo de sistema de frenado, frenada por fricción. Estos vehículos cuentan con frenos de disco, que giran junto con la rueda. Para frenar los discos son presionados que por las pastillas de freno de este modo, los discos frenan y las ruedas también.

 

Con este sistema, al frenar se pierde toda la energía de aceleración en forma de calor. Una energía que nunca se recupera.  Sin embargo los coches eléctricos emplean otro sistema de frenada en el que no se desaprovecha la energía. Los vehículos eléctricos e híbridos cuentan con la frenada regenerativa.

¿Cómo funciona la frenada regenerativa de los vehículos eléctricos?

Con el sistema de frenada regenerativa que incorporan los vehículos híbridos y eléctricos no se desaprovecha la energía generada durante la frenada. Los frenos regenerativos son capaces de recuperar esa energía perdida en la frenada. Es decir, este sistema es capaz de acumular la energía de la frenada en forma de energía eléctrica dentro del vehículo, para su reutilización. Aumentando, en el caso de los vehículos eléctricos, su autonomía.

El motor el eléctrico de este tipo de vehículos posibilita la transformación de energía cinética en electricidad. Ya que puede trabajar como motor eléctrico, como convertidor de energía eléctrica en mecánica y como generador. Es decir, los coches eléctricos e híbridos cuenta con un motor capaz de cumplir una doble función.

Cuando conductor levanta el pie del acelerador en el sistema de frenada regenerativo, un generador eléctrico que no es más que el motor eléctrico funcionando en sentido inverso, realiza la reducción de la velocidad del vehículo. Este generador está acoplado a la transmisión del vehículo lo que nos permite dosificar la cantidad de frenada que aplicamos. Las ruedas pasan a mover el motor, teniendo que vencer sus resistencias internas y se consigue generar electricidad.

La electricidad extra que se genera durante el frenado regenerativo, se envía a la batería para poder usarla posteriormente.

Ventajas de la frenada regenerativa

La principal ventaja de este sistema de frenado es que permite a los coches eléctricos aumentar su autonomía, sin necesidad de enchufarse para recargar las baterías.
Además, este tipo de tecnología no solo aumenta su eficiencia, también permite aumentar su confort. Por ello los fabricantes cada vez dan más importancia al desarrollo de este tipo de tecnología.
Otra de las ventajas de la frenada regenerativa es el menor desgaste los frenos ya que funcionan mucho menos. Lo que traduce en unos intervalos de mantenimiento mucho más largos y en unas fatigas mucho menores.

 

 

A pesar de que en la actualidad esta tecnología se emplea en coches eléctricos e híbridos no es nueva. El sistema de frenada regenerativo ya se empleaba en sectores como el del ferrocarril desde 1930. También se empleaba en los coches convencionales de combustión, por ejemplo para la calefacción o para los asientos calefactados o se acumulaba para volver a arrancar el motor equipado con start-stop.

 

Sin comentarios

Escribir un comentario