Futuro y expectativas del coche eléctrico - Emovili

Futuro y expectativas del coche eléctrico

15168961677685

Futuro y expectativas del coche eléctrico

El DOE (Departamento de Energía) publicó los objetivos que marcan sus ayudas financieras destinadas al desarrollo del vehículo eléctrico. Este compromiso está impulsando áreas fundamentales para el desarrollo del coche eléctrico como las baterías, así como las mejoras en las infraestructuras de recarga.

Los objetivos del DOE apuestan por una evolución de la tecnología que permite unas oportunidades únicas de innovación. La finalidad última es lograr mejorar la propulsión eléctrica para poder limitar el impacto ambiental de la movilidad.

El impacto ambiental de la movilidad

Para lograr un vehículo eléctrico eficaz que realmente pueda sustituir de forma real a los coches de combustión (gasolina y diesel), es necesario la mejora de la densidad energética de las baterías, para que estas logren tener la misma autonomía que los vehículos tradicionales, además de reducir los costes y el precio final de almacenamiento energético.

Incluir cargadores internos es esencial para lograr una infraestructura de recarga más simple y homogénea permitiendo además la gestión de los modelos de carga por medio de una conexión única.

Entre los objetivos, también se encuentra reducir el impacto de los sistemas de climatización y pre-acondicionamiento sobre la autonomía de los vehículos eléctricos. Se está apostando por mejoras en el diseño de estos sistemas, para lograr un menor impacto negativo sobre el consumo de la energía. También se busca lograr cifras de eficiencia superiores a los sistemas actuales de gestión térmica.

Dada la capacidad de innovación de la industria, estos objetivos resultan realistas. Por lo tanto, estamos hablando de previsiones razonables que si bien no son sencillas de cumplir, pero si claramente posibles.

Al aumentar las ventas de los vehículos eléctricos, la infraestructura de recarga debe ir aumentando de forma acorde, tanto en vía pública como privada. Cuanta mayor demanda exista también se reducirán considerablemente los costes que supone el instalar los puntos de recarga.

La perspectiva de los distintos gobiernos, junto con las previsiones de los fabricantes, afirman que para el 2020 circularán entre 9 y 20 millones de vehículos eléctricos, y entre 40 y 70 millones para el 2025 a nivel mundial.

Una evolución acelerada

Cada vez se le da más importancia al mercado del vehículo eléctrico desde todos los ámbitos de forma que los avances se van logrando de forma más rápida. El crecimiento de los coches eléctricos es ya imparable.

En el año 2016, los vehículos eléctricos en el mundo superaban ya los 2 millones, lo que supuso un crecimiento del 60% con respecto al año anterior, siendo el Renault ZOE el modelo más vendido, dentro de los vehículos eléctricos puros a nivel nacional.

Las previsiones de los fabricantes son muy positivas respecto a lo que está por venir, siendo el vehículo eléctrico una opción de consumo ampliamente aceptada. Mientras que hace unos años el adquirir un coche eléctrico parecía más bien una locura, ahora es una elección igualmente muy válida, especialmente para personas que viven en ciudades o que no realizan diariamente grandes desplazamientos (el 90% de los desplazamientos urbanos nos supera los 50 km/día).

En términos de cuota de mercado, es Noruega quién ha logrado el despegue más exitoso, con un 29%, debido a lo exitoso de las medidas que están tomando para fomentar su implantación, especialmente la infraestructura, unida a su larga tradición de respeto medioambiental. Modelos como el noruego, deberían ser un ejemplo a seguir por parte de los demás países que quieran lograr una implantación eficaz del coche eléctrico.

La mayor producción de vehículos eléctricos, está repercutiendo en su precio en el mercado al disminuir los costes de las baterías. De este modo, la brecha que existe entre los vehículos eléctricos y los de combustión se seguirá reduciendo para poder ser igual o incluso más asequibles.