Por qué es importante la movilidad sostenible - Emovili

Por qué es importante la movilidad sostenible

Por qué es importante la movilidad sostenible

Nos puede resultar muy complicado imaginarnos las ciudades sin coches, motos, autobuses u otro tipo de vehículos circulando por sus calles, pero esta imagen que se muestra en nuestro día a día tiene un gran coste medioambiental.

Ya son varias ciudades y capitales europeas las que están apostando por cuidar el medioambiente y el aire que respiran sus ciudadanos con distintas medidas como pueden ser el cierre del centro a coches particulares o el fomento de vehículos eléctricos.

¿Qué es la movilidad sostenible?

Este concepto nació a mediados del siglo pasado a raíz de la preocupación de algunos sectores por los problemas medioambientales y sociales que estaban acarreando el modelo de uso del transporte particular.

Cuando hablamos de movilidad sostenible nos referimos al conjunto de acciones que se llevan a cabo con el fin de mejorar el desplazamiento y la calidad del entorno y que están dirigidas, de manera global, a toda la ciudadanía.

Por tanto, se trata de acciones y políticas que deben contemplar varios objetivos:

  • Disponer de un modelo de transporte más eficiente.
  • Incrementar la calidad de vida de la ciudadanía.
  • No comprometer las condiciones de salud de los ciudadanos.
  • Aportar más seguridad en los desplazamientos.

Es decir, la sostenibilidad se refiere a cómo el ser humano satisface sus necesidades, propias o creadas, sin afectar agresivamente al medio ambiente para que, en un futuro, otras personas puedan hacerlo sin consecuencias negativas.

Entonces, ¿por qué es importante?

La población mundial aumenta cada año y el actual tipo de sociedad crea una alta demanda en relación con la forma que tiene de moverse de un lado a otro, lo que requiere un sistema de transporte complejo que hace pocas décadas atrás era casi impensable.

El sistema de transporte actual plantea desafíos para el medio ambiente, la salud humana y la sostenibilidad. Como explicábamos anteriormente, las acciones actuales de movilidad se centran en mucha mayor medida en los vehículos privados. Esto ha supuesto un condicionamiento tanto en la forma de vida de los ciudadanos y de las ciudades, como en la sostenibilidad territorial y urbana.

Lo que pretenden las políticas de movilidad sostenible es que se reduzcan las consecuencias negativas que trae el modelo actual de transporte.  Busca que se disminuyan los efectos negativos de la contaminación en la salud de las personas (el Plan Nacional del Aire es un buen ejemplo), también que se disponga de medios de transporte económicos y que sean de fácil acceso para todos, que la comunidad se involucre en la creación y definición de políticas y proyectos relacionados con la movilidad (por ejemplo a través de presupuestos participativos) y, por último, mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos.

Entre los vehículos que ayudan a la movilidad sostenible, el más común y antiguo es la bicicleta. No importa que se trate de un transporte individual, ya que no contamina y garantiza un medio vial sostenible. Para trayectos más largos o en los que tengamos que transportar cosas, los coches híbridos o eléctricos despuntan en estas medidas y ya son muchas las administraciones que encuentran un hueco en sus planes para fomentar su uso por parte de los ciudadanos.

Sin comentarios

Escribir un comentario