Una de las preguntas que se hacen las personas que están pensando en comprarse un vehículo eléctrico o híbrido es dónde van a poder recargarlos. Se recomienda que o bien tengas un garaje privado o una plaza en un garaje comunitario, ya que si tu coche es 100 % eléctrico es muy importante que no duerma en la calle y tener un lugar de carga donde dejarlo toda la noche.

Garaje comunitario, ¿qué tengo que hacer?

Esta es una de las dudas más habituales para las personas que ya han adquirido este tipo de vehículos. ¿Se puede instalar un punto de carga en un garaje comunitario? La respuesta es sí, y a continuación te explicamos cómo.

Lo primero que hay que hacer es informar a la comunidad de propietarios. Se debe de hacer por escrito, para que quede constancia, pero no es necesario someter la instalación a votación, con informar es suficiente. La comunicación ha de hacerse de manera oficial, es decir, debe estar fechada y sellada, y recuerda quedarte con una copia.

Hay varias formas de realizar una instalación en este tipo de garajes, pero primero asegúrate de que quien la lleve a cabo sea un electricista profesional y autorizado para este tipo de instalaciones. De esta forma tendrás garantizada la calidad y la seguridad de la instalación que haga evitar las sobretensiones.

Tipos de instalación

Como hemos mencionado existen varias formas de instalación: desde un contador individual o desde el contador del garaje.

  • Desde un contador propio

Si el garaje se encuentra en el mismo edificio en el que vivimos, lo más fácil es que, aprovechando el contrato de suministro eléctrico de la vivienda, se haga una derivación de la instalación eléctrica a la plaza de garaje.

A su vez, esta acción tiene dos opciones. La primera es que se haga desde el propio contador de nuestro suministro eléctrico, cuenta con la ventaja de que los contadores suelen encontrarse en las plantas bajas o garajes, por lo que la distancia del contador a la estación de carga será mucho menor y, como consecuencia, el coste de la instalación, ya que se usará una menor longitud de cable.

La segunda opción sería realizarla desde el cuadro general de mando en la propia vivienda. La ventaja que ofrece esta opción es que podemos contar con un control más directo, ya que se instalará en la propia casa el interruptor automático.

  • Desde el contador del garaje

Si el garaje no se encuentra en nuestro edificio o resulta difícil realizar la derivación. En este caso es necesario un segundo contador en la derivación que sirva para que la comunidad de propietarios pueda contabilizar el gasto y pasarlo en la cuota mensual que corresponda a la plaza. En esta opción sí que es necesaria la aprobación de la comunidad de propietarios, ya que no valdría solo con la comunicación por escrito.

Es importante tener presenta que, en cualquier caso, quien es responsable de los gastos es la persona a la que vaya a pertenecer el punto de carga y siempre, antes de hacer nada, estar seguros de qué tipo de cargador es el que necesita el vehículo.

Recommended Posts