El futuro del automóvil pasa por conducir coches eléctricos. La movilidad eléctrica es un pilar fundamental en la transición energética. En el futuro habrá un gran cambio en el consumo de energía no solo en el ámbito de la movilidad. A día de hoy, el coche eléctrico es ya una realidad. Tanto es así, que durante este año 2018 la venta de este tipo de vehículos se ha incrementado un 80%.

Una de las principales razones por las que conducir un coche eléctrico es el medio ambiente. Utilizando vehículos eléctricos en vez de combustión lucharás contra la contaminación. Aproximadamente el 80% de la contaminación urbana es causada por el tráfico debido al consumo de combustibles fósiles.

Los coches eléctricos no contaminan. Como no queman combustible, no emiten Co2 ni partículas contaminantes a la atmósfera. Al conducir un coche eléctrico estás impulsando la descarbonización del transporte. Además, pones fin a la dependencia de energías limitadas.

Otro punto a favor del coche eléctrico es la gran oferta de vehículos que existe en nuestro país. Además, cada día ofrecen mejores prestaciones, más autonomía y velocidad punta. Si los coches eléctricos todavía no te convencen del todo es hora de que descubras todas sus ventajas.

 

Ventajas de conducir un coche eléctrico

Conducir un coche eléctrico no solo ayuda al medio ambiente. Existen otras muy buenas razones para conducir este tipo de vehículos.

Bueno para tu bolsillo

A la hora de adquirir un coche eléctrico dispones de diferentes planes de ayuda en su compra. Puede que de mano el coche eléctrico sea más caro que un coche de combustión, pero con las ayudas para promover la adquisición de estos vehículos se convierte en una opción asequible.

Además, el mantenimiento de este tipo de vehículos es mucho más barato que los coches convencionales. Esto se debe a que los vehículos eléctricos tienen menos piezas y una mecánica mucho más sencilla.

Por último, son más eficientes. Quiere decir que gastarás menos recargando tu coche eléctrico que llenando el depósito de gasolina de un vehículo de combustión. El coche eléctrico gasta 7 veces menos que un vehículo de combustión.

¿Te gusta conducir?

Si te gusta conducir debes saber que los coches eléctricos son más potentes ya que tienen un par motor muy bueno. El par motor es la potencia con la que se hace girar al motor. Lo que se traduce en un aceleración rápida y constante.

También, son más cómodos de conducir ya que no tienen marchas. Todos los coches eléctricos son automáticos. Además producen muy poco ruido, lo que se traduce en una conducción muy silenciosa, agradable y relajada.

Te conviertes en azul

Tu coche eléctrico te permite aparcar gratis en zona azul e ir por el carril taxi-bus en la mayoría de las ciudades. Tampoco te verás afectado por las restricciones del tráfico cuando se aplican los protocolos anticontaminación.

Más motivos para conducir un coche eléctrico

Podemos destacar otras razones para conducir un coche eléctrico que no te “afectan” directamente. Entre ellas podemos destacar:

  • Se requieren menos materiales para construir un coche eléctrico.
  • Puedes recargar donde aparcas: en casa, en el trabajo, en centros comerciales…
  • Producen menos contaminación acústica.
  • Los coches eléctricos sufren un menor desgaste de sus piezas.
  • Los coches eléctricos son capaces de reciclar la energía cinética y convertirla en energía eléctrica cuando frenan gracias a la frenada regenerativa.

 

Como ves, las razones para conducir un coche eléctrico son muy variadas y repercuten no solo en nuestro planeta y su contaminación sino también en nuestro bolsillo y comodidad. ¿Aún no los consideras una opción?

 

Recommended Posts