¿Cómo recargar tu vehículo eléctrico? | Prensa emovili

¿Cómo debes recargar tu vehículo eléctrico?

¿Cómo debes recargar tu vehículo eléctrico?

Si eres propietario de un coche eléctrico o híbrido enchufable, o estás pensando en adquirir uno, seguramente te estarás preguntando qué opciones de recarga tienes. Aunque el proceso de recarga es muy sencillo y se asimila al que realizamos cuando enchufamos nuestro móvil al quedarnos sin batería, en el caso de los vehículos hay diferentes modalidades de carga.

No existe un cargador universal

Como no se ha desarrollado un dispositivo de carga que nos sirva para todos los coches eléctricos, existen distintos tipos. La elección debe hacerse en función del modelo y la marca de tu coche. Según el tipo de conector y potencia de la batería del coche debemos seleccionar el equipo de carga adecuado. También la marca y modelo de nuestro vehículo condiciona que podamos realizar cargas rápidas e incluso súper rápidas. Este conector es el que utilizaremos tanto en nuestra casa, como en los puntos de recarga públicos.

Como emovili es experta en la recarga de vehículos eléctricos, te asesorarán para que encuentres el cargador que mejor se adapte a ti en función de tus necesidades para permitirte la máxima eficacia y ahorro en el consumo.

¿Qué modos de cargas hay?

Una vez que ya sabemos el conector y modo de carga que nuestro coche permite, podremos realizar, en función del fabricante y modelo,  cuatro modos diferentes de carga. En primer lugar existe la carga lenta. Está recomendada para vehículos pequeños con baterías de pocos Kw y puede llegar a superar las 10 horas para que se complete el ciclo de carga. Aunque podrías enchufar tu coche directamente a una toma doméstica, suele emplearse solamente en momentos puntuales dado el tiempo que implica y que los enchufes domésticos no están preparados para cargas tan prolongadas e intensas.

Si lo que quieres es, por ejemplo, dejar tu coche cargando durante la noche, podrías optar por la carga convencional. El tiempo de carga completa rondaría las ocho horas y necesita una toma monofásica con el voltaje típico de cualquier vivienda sin, en principio, tener que subir la potencia contratada.

La carga semirrápida permite completar la carga en un período de cuatro  horas. Emplea normalmente una corriente trifásica con una potencia de carga de superior a los 7,4 kW y es la modalidad que se emplea en hogares y centros de trabajo si se tiene un coche con una gran batería y autonomía (por encima de los 300 km) así como en los puntos de recarga públicos que tienen los centros comerciales, hoteles, etc.

Por último, la carga rápida es la más potente de todas y permite conseguir el 80% de carga en media hora (aunque muchos modelos de coche tienen limitada la carga rápida internamente). Emplea corriente continua con una potencia de salida de 50 kW. Podríamos acceder a esta carga en puntos estratégicos de la ciudad o en algunos los puntos de recarga instalados en las estaciones de servicio.

Una vez que sabes qué tipo de cargador tienes en función de tu coche, y qué tipo de carga necesitas para recuperar autonomía en tu vehículo, solo tienes que realizar un gesto tan sencillo que enchufarlo y esperar hasta que la batería alcance el 80% de su capacidad. Él hará el resto.

Más información en emovili.

 

FUENTE: todosobrecoches.es