Ventajas e inconvenientes de que los coches eléctricos no hagan ruido

Ventajas e inconvenientes de que los coches eléctricos no hagan ruido

trafico-coches

Ventajas e inconvenientes de que los coches eléctricos no hagan ruido

Los coches eléctricos tienen la característica de no hacer apenas ruido durante su funcionamiento. Este hecho puede suponer ciertas ventajas, como reducir la contaminación acústica en entornos urbanos, reducir los niveles de estrés de las personas, además de hacer más tranquilo el viaje.

Sin embargo, la falta de ruido también tiene sus contras, como que los peatones pueden no oír como se acerca el vehículo. Por ello, los coches eléctricos van a tener que hacer ruido a partir del año 2020.

Coches eléctricos ruidosos a partir de 2020

Hace unos meses salió a la luz que la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) de Estados Unidos había decidido que los fabricantes de coches eléctricos debían incluir sistemas que provocaran ruido en sus vehículos a partir de este año 2019, pero finalmente debido a la presión de la industria automovilística la implantación de esta medida se aplazará un año más.

La fecha límite será el mes de septiembre de 2020. Desde ese momento los coches eléctricos tendrán que hacer ruido cuando circulen a una velocidad menor a 30,5 km/h, considerado el umbral de velocidad bajo el cual se pone de manifiesto que no emiten apenas ruido.

Esta medida entrará en vigor en 2020 y será obligatoria tanto para vehículos eléctricos puros como híbridos. Los vehículos más silenciosos deberán emitir un ruido mínimo con el objetivo de avisar y llamar la atención de los peatones. Como dato, estarán obligados aquellos vehículos de motor eléctrico de menos de 4,5 toneladas.

 

Ventajas de la ausencia de ruido en coches eléctricos

Cuando queremos destacar las ventajas de los coches eléctricos e híbridos, uno de los aspectos a favor de la utilización de motores eléctricos es la supresión del ruido generado por los motores de combustión. Este tipo de ruido, que ha quedado demostrado en varios estudios, nos afecta de forma directa a la agresividad y al aumento del estrés. Además, como citábamos anteriormente,  la ausencia de ruido contribuye a reducir los niveles de contaminación acústica en las ciudades, un factor a tener en cuenta sobremanera en las grandes urbes.

Siempre que conducimos sin ruidos molestos, el viaje en nuestro vehículo es más cómodo y relajado. ¿Por qué es más placentero? Porque se eliminan los ruidos provenientes del motor, además de aquellos que son generados por las vibraciones y los desgastes del vehículo.

Desventajas de los vehículos ‘silenciosos’

Pese a que la ausencia de ruidos en la conducción de los coches eléctricos nos aporta ciertas ventajas, no es menor reseñar que esta falta de ruido puede provocar un mayor número de accidentes con los peatones.

El motor de los coches eléctricos genera un ruido agudo que se oye con bastante claridad, pero si el entorno es un ambiente urbano es mucho más complicado de percibir. En la actualidad, con el aumento del uso de auriculares entre los peatones, todavía es más dificultoso poder escuchar el acercamiento del coche eléctrico.

La próxima medida sobre los coches eléctricos con ruido se ha impulsado pensando en las personas invidentes y con problemas de visión. Este tipo de peatones necesitan inevitablemente guiarse por los sonidos y son, por tanto, los que más desprotegidos están ante la falta de ruido de los vehículos.

Asesórate con nosotros

En emovili somos expertos en movilidad eléctrica y recarga de coches eléctricos, contando con 7 años de experiencia y con un elevado grado de especialización de todo nuestro equipo técnico y humano.

Además, instalamos cualquier punto de recarga para ofrecer soluciones a la totalidad de los modelos presentes en el mercado según el conector o el tipo de vehículo, ya sea eléctrico o híbrido. A su vez, en emovili personalizamos tu cargador de coche eléctrico o híbrido para ofrecerte la mejor solución en cuanto a potencia y conexión mediante los conectores Mennekes, Yazaki y Schuko.